ENTORNO

ENTORNO

PALMA DE MALLORCA

BENEFICIOS EXCLUSIVOS AL RESERVAR EN NUESTRA WEB
10% DESCUENTO EXCLUSIVO WEB
BEBIDA BIENVENIDA
DESCUENTO 10% PARKING
LATE CHECK OUT GRATUITO (bajo disponibilidad)
WIFI GRATUITO

VIVE PALMA DE MALLORCA COMO NUNCA HABÍAS IMAGINADO

Palma de Mallorca está considerada como una de las mejores ciudades del mundo para visitar y descubrir. La isla ofrece un clima privilegiado durante todo el año, playas paradisíacas de aguas cristalinas y arena blanca, importantes muestras de patrimonio histórico y arquitectónico, un ambiente cosmopolita ―con una variada oferta de ocio, cultura y entretenimiento―, y por supuesto una deliciosa gastronomía basada en la dieta tradicional mediterránea. Todos estos alicientes hacen que cada año miles de viajeros elijan la ciudad como su destino turístico de referencia. Entre los lugares que no te puedes perder, destacan los siguientes.

CATEDRAL DE PALMA

La Catedral de Palma, también conocida como “La Seu”, es el templo religioso más importante de las Islas Baleares. Fue construida en 1229 a orillas de la Bahía de Palma y actualmente está separada de la misma por el espectacular Paseo Marítimo y por el Parque del Mar, unas zonas ideales para pasear o tomar algo sintiendo la brisa del mar de cerca…La Catedral, de estilo gótico mediterráneo, se puede observar a lo lejos desde diversos puntos de la ciudad, formando una fotografía icónica de nuestro paisaje.

Causa sensación por sus grandes dimensiones y por tener el mayor rosetón de estilo gótico del mundo (13 metros de diámetro). Después de admirar los detalles del Portal del Mirador, puedes dirigirte a interior para contemplar los colores de la luz que pasan a través del rosetón y vidrieras, las imponentes y esbeltas columnas de más de 20 metros, la original capilla del Santísimo de Miquel Barceló y el toque que dejó Gaudí en la reforma que realizó a principios del siglo XX.

CASTILLO DE BELLVER

El castillo de Bellver está ubicado a 3 kilómetros del centro histórico, en una colina rodeada de zonas verdes a 112 metros sobre el nivel del mar, y es otro de los lugares indispensables para visitar en Palma de Mallorca.

Esta fortificación de estilo gótico construida a principios del siglo XIV, destaca por su planta circular con tres torres adosadas y una torre homenaje, también circular, separada del resto.

Merece la pena entrar en su interior para ver el espectacular patio central circular y visitar el Museo de Historia de la Ciudad, que cuenta con una terraza desde donde tendrás las mejores panorámicas de la ciudad, el puerto y su bahía.

CENTRO HISTÓRICO DE PALMA

Piérdete por las callejuelas adoquinadas del casco antiguo y descubre lugares con encanto como el jardín del Obispo, los Baños Árabes, la Plaza Mayor ―que está rodeada de importantes edificios históricos―, la Iglesia de San Miguel o la Plaza del Ayuntamiento, con su característico olivo centenario.

Déjate seducir por las casas señoriales de la ciudad, que son un auténtico remanso de paz, como Can Alemany, Can Ferragut o Can Olesa, y después prosigue tu ruta hacia la antigua muralla en la zona del Museo Es Baluard, desde donde hay unas vistas privilegiadas al Paseo Marítimo y a la Catedral.

Para terminar la ruta puedes dar un paseo por la comercial calle de San Miguel, en la que encontrarás todo tipo de tiendas, y donde se encuentra el Convento de Sant Antoni de Palma y el emblemático Mercado del Olivar.

BARRIO JUDÍO

El antiguo barrio judío, conocido originariamente como “El Call”, aún conserva el interesante legado de esta comunidad y conforma otro de los lugares destacados en Palma de Mallorca.

Su pasado se vislumbra paseando por las calles estrechas de Sol, Montesión―donde estaba la antigua sinagoga, ahora Iglesia de Montesión―, del Vent, Torre de l´Amor y SeminariVell, hasta llegar a la Porta d’es Camp.

Tras ser expulsados en el siglo XV y obligados a convertirse al cristianismo, algunos de ellos siguieron manteniendo sus costumbres en secreto y alguno de los apellidos mallorquines más comunes como Miró o Fortesa todavía recuerdan su paso por la ciudad.

PLAYAS CERCANAS Y OTRAS PARADISÍACAS

Si quieres hacer un alto en las visitas más culturales y darte un chapuzón en alguna de las playas de Palma de Mallorca, puedes acercarte a la Playa de Palma, Ciudad Jardín, Cala Mayor o Illetas. Son playas urbanas, fácilmente accesibles y cómodas, con infinidad de servicios.

Aunque si buscas playas de aguas cristalinas más inaccesibles y rodeadas de un fantástico entorno natural, te recomendamos alquilar un coche y dirigirte a Es Trenc, Playas de Muro, Cala Mondragó, Sa Calobra, Playa de Formentor, Es Carbó o Cala Mesquida, consideradas de las mejores playas de Mallorca.

SERRA DE TRAMUNTANA

La Serra de Tramuntana es la principal cordillera de las Islas Baleares y fue declarada Patrimonio Mundial por la Unesco en la categoría de Paisaje Cultural en 2011. En la Serra hay un equilibrio entre la naturaleza salvaje y los elementos propios de la acción del ser humano, como los caminos de “pedra en sec”, las posesiones mallorquinas, las fortificaciones, el patrimonio hidráulico y diversos bienes de interés cultural y patrimonial.

La Serra de Tramuntana vertebra el noroeste de Mallorca. Se extiende a lo largo de unos 90 km, sobre el territorio de 20 municipios —Alaró, Andratx, Banyalbufar, Bunyola, Calvià, Campanet, Deià, Escorca, Esporles, Estellencs, Fornalutx, Lloseta, Mancor de la Vall, Pollença, Puigpunyent, Santa Maria del Camí, Selva, Sóller y Valldemossa—. Cada uno tiene su encanto particular, y es muy recomendable perderse por sus calles, descubrir sus negocios locales, productos típicos, cultura y tradición.

La Serra de Tramuntana, además, tiene varias cimas que superan los 1.000 m de altura, destacando el Puig Major (1.443), el Puig de Massanella (1.348 m), es Teix (1.064) o el Galatzó (1.026 m).